PARROQUIA DE SANTIAGO APÓSTOL
LORCA




















Agenda Semanal
lunes 20 ☛ 17:30 Catequesis de 1º de Comunión
martes 21 ☛ 17:30 Catequesis de 2º de Comunión
                ☛ 19:30 Catequesis de adultos
miércoles 22 ☛ 17:30 Catequesis de Confirmación
jueves 23 ☛ 19:30 Exposición del Santísimo
viernes 24 ☛ 19:30 Viacrucis



Horario de Misas (INVIERNO)
Tarde: de lunes a domingo y festivos
19:00 horas
Mañana: domingos y festivos
10:00 Santo Domingo; 11:30 Santiago













Santa Sede
Conferencia Episcopal
Obispado de Murcia

Misa del día
Catecismo
Santa Biblia

Oficio Divino:
Horario local de Misas
Hoja parroquial
Santo Rosario
Viacrucis
Ordinario de la Misa
Santoral
Mártires de Lorca
Historia parroquial






















OPINIÓN SEMANAL

PACIENCIA EN EL SUFRIMIENTO


En la vida de la persona en la tierra, se entremezclan el placer y el sufrimiento, y ante ellos el hombre no puede si no intentar vivir placenteramente, y aceptar, pacientemente» los momentos, o etapas, en que el dolor, o el fracaso, se insertan en nuestra realidad existencial.
    Para desarrollar una actitud positiva tenemos que intentar ser optimistas, "ver siempre la botella medio llena", y considerar que es imposible no tener limitaciones, tanto en lo físico, como en lo moral, y exclamar como Job ante las dificultades: "el Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, alabado sea el Señor."
    Para los que creemos en la eternidad y que la vida terrena no es sino una corta y fugaz etapa de la existencia de la persona, nos debe ayudar en los momentos malos la consideración que la vida junto a Dios, a la estamos destinados por su gracia, es la plenitud en la que se colmarán todas las ansias más profundas de felicidad que anidan en el corazón humano y que ninguna experiencia humana logra calmar.
    Como le dijo Jesús a la Samaritana: "si tu me pidieras, Yo te daría un agua que calmaría tu sed hasta la vida eterna".


   Eduardo, párroco de Santiago



Para meditar ...

CORREGIR AL QUE YERRA

¿Y quién no se ha equivocado en alguna ocasión? Lo corrección fraterna es un ejercicio muy evangélico, como nos dice la carta a los Hebreos: «Ninguna corrección nos gusta cuando la recibimos, sino que nos duele; pero después de pasar por ello, nos da como fruto una vida honrada y en paz» (Heb 12,11).
Es un tema delicado, y, por ello hay que encararlo con firmeza pero también con gran delicadeza; nunca públicamente ni humillando al otro; siempre desde el afecto, sin prepotencia ni paternalismo.
Quien corrige también ha de estar dispuesto o dejarse corregir por los demás, porque todo el mundo falla, aunque a veces cuesta que uno mismo lo reconozca. Fijémonos en lo que nos dice el evangelio de Mateo: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos.
Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace coso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano». (Mt 18,15-17).


Aprendiendo ...

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA «AMORIS LAETITIA»  DEL SANTO PADRE FRANCISCO
 
 SITUACIÓN ACTUAL DE LA FAMILIA

…Necesitamos encontrar las palabras, las motivaciones y los testimonios que nos ayuden a tocar las obras más íntimas de los jóvenes, allí donde son más capaces de generosidad, de compromiso, de amor e incluso de heroísmo, para invitarles a aceptar con entusiasmo y valentía el desafío del matrimonio.
Los Padres sinodales se refirieron a las actuales «tendencias culturales que parecen imponer una efectividad sin límites, [...] una afectividad narcisista, inestable y cambiante que no ayuda siempre a los sujetos a alcanzar una mayor madurez». Han dicho que están preocupados por «una cierta difusión de la pornografía y de la comercialización del cuerpo, favorecida entre otras cosas por un uso desequilibrado de Internet», y por «la situación de las personas que se ven obligadas a practicar la prostitución. En este contexto, «los cónyuges se sienten a menudo inseguros, indecisos y les cuesta encontrar los modos para crecer. Son muchos los que suelen quedarse en los estadios primarios de la vida emocional y sexual. La crisis de los esposos desestabiliza la familia y, a través de las separaciones y los divorcios, puede llegar a tener serias consecuencias para los adultos, los hijos y la sociedad, debilitando al individuo y los vínculos sociales». Las crisis matrimoniales frecuentemente « se afrontan de un modo superficial y sin la valentía de la paciencia, del diálogo sincero, del perdón recíproco, de la reconciliación y también del sacrificio. Los fracasos dan origen a nuevas relaciones, nuevas parejas, nuevas uniones y nuevos matrimonios, creando situaciones familiares complejas y problemáticas para la opción cristiana»…